TORK 2012

viernes, 11 de abril de 2008

Salón de Té

Hoy he sentido la necesidad de escribir porque el día está nublado y mis pensamientos comienzan a viajar hacia atrás, recordar épocas de cuando era un niño de 9 a 10 años, donde sólo lo que recuerdo era a mi madre vestida con una blusa blanca con bordados y mangas ¾ que al final de las mangas eran anchas y redondas como unas bailarinas de ballet, su falda de una tela suave hasta las canillas tipo plato con fondo beige con flores grandes café, zapatos acharolados café, medias transparentes que hacían juego con el vestido y que tenían una línea café en la parte de atrás, una carterita alargada y delgada igual que los zapatos, su cara limpia sin maquillaje y su pelo ondulado natural negro tomado con una traba quedando como cola de caballo, se veía hermosa y yo caminando con ella de la mano, con mi pelo bien peinado, con un copete que salía peinado desde la frente hacia atrás, camisa beige con humita color café, pantalón hasta la rodilla también café con calcetas hasta un poco más abajo de la rodilla, zapatos de cordones mismo color, caminando por la calle en dirección a un Salón de Té, donde ingresábamos al local y saludábamos a todos los que estaban en ese momento, nos habilitaban una mesa donde nos colocaban unas bandejitas con diversa galletitas, unos sándwiches en pan de molde enmantequillados con trozos de jamón, unas copas de helado con crema y después mi madre pedía el té, para mi leche con chocolate y mis recuerdos se hacen más latente cuando escucho esta canción y me lleva a ese tiempo que para mi lo guardo como un tesoro y que en estos momentos tengo un nudo en la garganta, porque fueron tiempos tan hermosos que no los olvidaré nunca.







Martín Blog© 2011/ | Plantilla Blogger | Diseño de Tork

8 comentarios:

  1. ¡Tenia esa canción totalmente olvidada!
    La cantidad de veces que la canté susurrandola al oído de alguna nena...jajaja
    Tambien bailándola todo lo pegadito que las circunstancias y la niña permitían...jajaja
    Gracias por recordar esos tiempos que por lo que veo eran igualitos en muchos países...
    Salud, Genín

    ResponderEliminar
  2. TORK
    Que nostalgia al recordar momentos vividos en la niñez,estas huellas quedan para siempre y a veces las revivimos, yo recuerdo a mi hermano con sus pantaloncitos cortos sus calcetines y su pelo rubio con flequillito, que tiempos!!!
    tu ibas con tu madre a tomar el té, yo iba con la mia a soltar cometas que nos hacia ella misma.
    Tork tenemos preciosos recuerdos guardados como joyas preciosas.
    porque será que estos recuerdos afloran cuando ya somos adultos?
    me ha encantado tu entrada, si esque soy una sentimentalona.
    besitos

    PD:te he contestado en el post de las velas.
    no hace falta que te diga la protección que tienes.

    ResponderEliminar
  3. Pues esa canción no me suena de nada... pero los recuerdos de Tork los he vivido como si estuviesen ocurriendo ahora mismo.

    Tork tienes una manera de describir tus recuerdos, así de golpe, sin respirar... que haces que la imagen que describes se vea, como si pasase por el pasillo de mi casa, delante de mí... aquella dama con aquel niño de la mano.

    He visto vuestra ropa y he visto tu cabecilla repeinada de domingo...CON ESE COPETE HACIA ATRAS...

    Muy bonito tu recuerdo

    UN BESAZO

    ResponderEliminar
  4. hay recuerdos que tiene sabor y olor

    besos

    lágrimas de mar

    ResponderEliminar
  5. TORK
    Buenos días, hoy lunes día trabajoso, entro y salgo despues de verte.
    besos

    ResponderEliminar
  6. Tork: Hoy llevo un día fatal, de nuevo se repiten los síntomas y me quedo sin ganas de nada. Leerte me ha servido para recordar momentos especiales como los tuyos.
    Yo sí recuerdo esa canción, era una adolescente sin problemas, aquellos tiempos dorados de la música italiana.... Salía al jardin, me sentaba con mi pequeña radio y me quedaba oyendo casi siempre las mismas canciones que repetían una y otra vez. Después mi madre preparaba la merienda y enseguida tenía que subir al cuarto de arriba a estudiar lo que tocaba para el día siguiente, me sentaba junto a la ventana y veía a lo lejos al vecino que fisgaba a hurtadillas de la casa de enfrente.

    Y mientras, la música seguía sonando bajito, para que nadie se enterara.

    Muchacho inquieto, ¡qué buenos recuerdos tenemos!.

    Un abrazo para ti entero.

    ResponderEliminar
  7. ... unida a un grano de arena... En este caso, tu mamá estaba unida a un grano de café por lo conjuntados que ibais a tomar el té.. pero que gracioso y qué buen gusto!!!

    Mira que me gustan estas canciones italianas románticas, hay tantas, las escuchaba todas de pequeña y eso que tampoco soy tan mayor, jajajaja

    Un besito Tork

    ResponderEliminar
  8. Que tierna historia,no me extraña que te hayas emocionado...me he emocionado yo.La canción me suena.
    Besos

    ResponderEliminar