TORK 2012

domingo, 13 de julio de 2008

ALGO DE NERUDA II

Como les había prometido y comentado anteriormente entre las colecciones de Pablo Neruda están sus famosas casas, para no hacer tan larga la narración les iré posteando de a poco para no aburrirlos, aquí les entrego dos de ellas, esto lo extracté desde la página http://www.neruda.uchile.cl/index.html que es desarrollado por el Sistema de Servicios de Información y Bibliotecas (SISIB) que es la entidad responsable de la generación de servicios de información, la administración del sitio web institucional (www.uchile.cl).
LA CHASCONA
Es el nombre que Neruda dio a su casa en Santiago ubicada a los pies del cerro San Cristóbal. Aquí trató de recuperar el entorno de su infancia, su tierra natal en el sur de Chile. En ella vivió junto a Matilde Urrutia, quien más tarde tuvo que hacerse cargo de su restauración, tras los graves daños sufridos durante el golpe de estado de 1973.
Neruda comenzó a construirla en 1953, en una ladera del cerro San Cristóbal. Solo fue en sus comienzos un edificio junto a una cascada.

El dormitorio, en los altos, tiene una ventana sobre el cerro y la cascada, cuyas aguas, cayendo estrepitosa y alegremente, forman un arroyuelo que corre bajo la casa.
El dormitorio se halla encima de un living con otro ventanal que da a la cascada, una chimenea, sillones confortables, alfombras de cuero de vaca y un pequeño bar, en el hueco de la escalera que une los dos pisos, decorado con una colección de copas de colores, postales siúticas - como decimos los chilenos refiriéndonos a lo cursi- de principios de siglo y una torre de botellones antiguos, regalo del escritor argentino Oliverio Girondo.
De este living se baja a un patio de fisonomía colonial, al que dan el comedor, las dependencias y el cuarto de huéspedes; luego, bajando otra escalera, nos encontramos en la sinuosa callecita Márquez de la Plata.
El comedor, decorado con naturalezas muertas y cuadros de Nemesio Antúnez, tiene dos mesas, redonda la una, alargada la otra, que corresponden a la parte más espaciosa y a la más estrecha del cuarto.
Subiendo por los senderos al aire libre, a cuya vera hay jardines y estanques que abundan en flores resplandecientes, peces de colore y grandes jaulas con loros, dominando esta primera construcción, llegamos a un bar de madera rústica semi descubierto, adornada con un abanico de más postales cursis, un retrato de Walt Whitman y un cartelón político de hace años, muy gracios, con la figura de un chileno candidato a diputado, famoso por un sombrero de alas anchas y su flor en el ojal. Allí hay un viejo carrito marinero, una caja de música antigua, con sus rollos de valses y canciones melancólicas, y junto al bar queda el estudio del poeta: mesa de trabajo, libros, fotografías, chimenea y un caballo de mimbre en un rincón. Una pasarela nos conduce al estudio de Matilde, donde hay un piano y otros instrumentos de música.
La casa Chascona parece una vivienda de hadas, un jardín encantado, colgante, sobre la ciudad. El mismo espíritu que anima el verso de Neruda anima sus casas. Las casas de Neruda prolongan y desbordan su obra poética. Algunos amigos lo apodan cariñosamente Cheops, el faraón de la IV dinastía que hizo construir la más famosa de las pirámides de Egipto. Neruda mismo busca los materiales para sus pirámides y discurre la ubicación de cada objeto que rastrea afanosamente en cachureos de muchos países. Germán Rodríguez Arias, español que estuvo refugiado en Chile, fue el arquitecto de Isla Negra y de la Chascona. No ha sido fácil levantar estas casas, no sólo por los caprichos del poeta, sino porque a veces hubo que interrumpir las obras a la espera del dinero necesario. Neruda construyó Isla Negra, La Chascona y La Sebastiana, su última casa, con el producto exclusivo de los libros.
Fernando Márquez de la Plata 0192, Providencia, Santiago
Teléfono/fax: (56 2) 777 8741 - 737 8712
Horario de atención: martes a domingo de 10:00 a 13:00 y de 15:00 a 18:00 hrs.

ISLA NEGRA


La casa... No sé cuando me nació... Era a media tarde, llegamos a caballo por aquellas soledades ... Don Eladio iba delante, vadeando el estero de Córdoba que se había crecido ...Por primera vez sentí como una punzada este olor a invierno marino, mezcla de boldo y arena salada, algas y cardos...Aquí, dijo don Eladio Sobrino (navegante) y allí nos quedamos. Luego la casa fue creciendo, como la gente, como los árboles.
Margarita Aguirre cuenta en su libro:

"Neruda compró la casa de Isla Negra a un español socialista, viejo capitán de navío, retirado, que la construía para vivir con su familia. Como la casa estaba a medio hacer, el poeta pudo terminarla a su gusto; continuó la estrecha ala de cemento con un ancho living-room de piedra, en el cual abrió un enorme ventanal que causa el asombro de los arquitectos y entendidos: desde allí pueden verse la playa, el rompiente de olas, el vasto cielo y una larga extensión de costa que va hasta el puerto de San Antonio. Entre el living y el ala de los dormitorios y del comedor hay una alta torre. El piso inferior de la torre está relleno de conchas marinas y allí se encuentra el gran timón de un barco junto a un farol que iluminó alguna callejuela del puerto; en el segundo piso de la torre estuvo el dormitorio del poeta, dormitorio redondo con ventanas de mar, que da a un pasillo que luego se ensancha bajo el tejado y tiene la baranda sobre este segundo piso de la casa se sube por una escala de cordel, como la de los barcos. Junto a ella se encuentra La Medusa, enorme mascarón de proa, de madera pintada, que han roído y desteñido los años y la sal de los mares por donde abrió la ruta de su barco. En el extremo opuesto del living, y suspendida de la baranda del segundo piso, está la María Celeste, mascarón de proa más pequeño. La María Celeste es de lustrosa madera oscura; su rostro, de una dulce e imperiosa belleza. Al construir el living, se respetó una gran roca negra que ahora surge altiva y solitaria en su rincón, rodeada de cactus y de plantas que florecen en la tierra que la circunda. El resto del piso es de baldosa de greda roja. En una de las paredes hay una gran chimenea; frente al ventanal, una larga mesa de madera maciza, a la cual solía sentarse Neruda a escribir o a observar con su catalejo el vuelo de los pájaros.
Diseminados por la casa hay una colección de barcos en miniatura, casi todos ellos de gran valor. No faltan, desde luego, la colección de barquitos armados dentro de botellas, las marinas más diversas, de los más diversos pintores, el unicornio del narval y los colmillos de elefante con escrituras antiguas. Un inmenso globo terráqueo descansa en un rincón. Encima de la mesa hay una brújula china, un sistema planetario, piedras, pitos marineros, caracoles, libros sobre pájaros y plantas, narraciones de viajes y las poesías del conde del Villa mediana.
Afuera hay un mástil con banderas marinas, y a su lado, un tercer mascarón de proa, junto al cual Neruda se ha fotografiado muchas veces...

"En las arenas de Magallanes te recogimos cansada,
Navegante, inmóvil
Bajo la tempestad que tantas veces tu pecho dulce y doble
Desafió dividiendo en sus pezones...
..." Para mí tú belleza guarda todo el perfume,
Todo el ácido errante, toda su noche oscura.
Y en tu empinado pecho de lámpara o diosa,
Torre turgente, inmóvil amor, vive la vida....
"A una estatua de proa", Canto General

Dirección: Camino Vecinal s/n Isla Negra,
Teléfono/Fax: (56 35) 461284.
Horario de atención: martes a domingo de 10:00 a 14:00 y de 15:00 a 18:00 hrs.Verano: de 10:00 a 20:00 hrs. continuado.

Continuará...



Martín Blog© 2011/ | Plantilla Blogger | Diseño de Tork

12 comentarios:

  1. Hola Martín, (por qué Tork?)...me ha agradado mucho la amena forma de entregar esta biografía de nuestro Premio Nóbel.
    Te repito nuevamente, que lo que haces es algo noble de lo que me haces sentir orgullosa como chilena y de conocerte.
    Te "llevo" a mi blog...me dejas??
    Un beso a tu acción y corazón,

    Ali

    ResponderEliminar
  2. Uffff!
    Que manera de disfrutar leyendo toda esa descripción...
    Magistral, amigo.
    Un abrazo y salud

    ResponderEliminar
  3. Estupenda entrada, y muy instructiva para mi.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. HOla Martín...vengo nuevamente por una curiosidad...que te hace suponer que soy "trabajólica"?....mmmm, es la 2da vez que lo mencionas...;(

    Igualmente te dejo besitos..;)

    Ali

    ResponderEliminar
  5. Es bonito leer todo lo que nos dejas de Neruda

    no recuerdo si te dije lo bonita que es la plantilla de tu blog

    besitos

    lágrimas de mar

    ResponderEliminar
  6. Cuando te dije "te llevo a mi blog, me dejas?" me refería a compartir esta
    magnífica información en mi blog, rica en contenido, estupenda fotografía, en fín.. ya lo puse en mi blog..;)
    a esto me refería... puedes ir a verlo...así mas gente tendrá acceso a lo que tú, generosamente, entregas...
    Ahora entendí, con tu explicación, a lo de trabajólica...pareciera, no?...todo en su justa medida: con mesura! así puedo disfrutar de todo!
    Gracias Martín...extraño el chocolate caliente, sabes??

    Besos,

    Ali

    ResponderEliminar
  7. hola martín, tanto tiempo.

    me encanta la historia de la isla negra.

    Hace un tiempo escribí este post:

    http://cinecuentos.blogspot.com/2007/08/las-bordadores-de-isla-negra.html

    Bsss. Nos vemos.

    ResponderEliminar
  8. TORK

    Has realizado un trabajo impecable, me encantan las biografias y la de los grandes como Neruda son muy enriquecedoras.

    Un besito

    ResponderEliminar
  9. :)

    MUY BUENA TU DESCRIPCION COMO SIEMPRE HE VIAJADO CONTIGO.

    BESOS.

    ResponderEliminar
  10. Nuevamente gracias por esta muy buena ilustración.
    Ya sabès que amo a Neruda.
    Abrazos♥

    ResponderEliminar